Uno de los principales desafíos al adoptar cualquier marco de gestión es descubrir cómo empezar. La metodología OKR no es una excepción a esta regla. Hoy os proporcionaremos una lista de verificación de OKR. Se puede utilizar como referencia rápida para redactar objetivos y resultados clave eficaces.

¿Por qué es importante?

Una pregunta común que surge respecto a este tema es: ¿realmente importa cómo se escriben los OKR? Después de todo, ¿no son los OKR un enfoque de gestión de objetivos como cualquier otra metodología de establecimiento de objetivos?

La respuesta radica en el hecho de que los OKR no son solo objetivos para las personas, sino que son conexiones entre la estrategia y la ejecución. Los OKR son nada menos que un canal de comunicación para transmitir la estrategia. Y todos sabemos cómo las buenas estrategias terminan en la basura porque no se ejecutaron correctamente. Escribir buenos OKR es un requisito previo para ejecutar la estrategia con éxito.

Escribir un objetivo

Los objetivos son las metas cualitativas. Por lo general, son amplios en su perspectiva y de naturaleza inspiradora. En primer lugar, el objetivo debe ayudar a lograr las metas de la empresa y debe estar alineado con la estrategia corporativa. 

En pocas palabras, acertarás si puedes responder afirmativamente las siguientes preguntas con respecto al objetivo:

  • ¿El objetivo tiene una perspectiva amplia?
  • ¿Es el objetivo inspirador?
  • ¿El objetivo ayuda a lograr las metas de la empresa?
  • ¿El objetivo se alinea con la estrategia corporativa?
  • ¿Es el objetivo indispensable?
  • ¿El objetivo tiene un marco temporal?

Escribir un resultado clave

La forma en que se definen los resultados clave es el alma de toda la filosofía OKR. Los resultados clave son esencialmente indicadores mensurables del éxito del objetivo principal. Los resultados clave le dicen de manera inequívoca cuánto del objetivo se logra.

Si no pueden medirse objetivamente, no son resultados clave. Los números forman parte integral de un resultado clave. Ten en cuenta que los resultados clave son resultados y no actividades / tareas.

Realiza las siguientes preguntas para asegurarte de que estás redactando resultados clave efectivos:

  • ¿El resultado clave es específico, medible, accionable, relevante y con límite de tiempo?
  • ¿Es el resultado clave un resultado y no solo otra tarea / actividad?
  • ¿Ayuda el resultado clave a conseguir el objetivo al que pertenece?
  • ¿Es el resultado lo suficientemente importante como para ser una prioridad para el objetivo al que pertenece?

Veamos algunos ejemplos para escribir OKR efectivos.

Objetivo

Aumentar la experiencia del usuario en la página web. 

Resultados Clave

1. Aumentar el porcentaje de clicks en un 15%. 

2. Incrementar la tasa de conversión en un 7%. 

Objetivo

Mejorar la relación padres/profesores.

Resultados Clave

1. Promover 2 reuniones con padres por semestre.

2. Promover la comunicación semanal vía agenda.

¡Ahora es tu turno de escribir los mejores OKR! Recuerda que cada organización y equipo es único, y los desafíos a los que se enfrentan pueden variar mucho, por lo que solo vosotros podréis determinar los OKR más efectivos para vuestro caso particular. 

Related Post

Escribir comentario

myOKR

Software para alinear objetivos empresariales

Contáctanos