Cuando hablamos de OKR, es igual de importante planificar y ejecutar objetivos, como permitir a los equipos cerrar y reflexionar sobre sus OKR al final de cada trimestre.

El proceso de cierre de los OKR debe ser un esfuerzo de equipo: al igual que todos trabajan juntos para conseguir los resultados, es necesario que todos vean y analicen los resultados. En este post encontrarás varios consejos para aprovechar al máximo este valioso y gratificante ejercicio.

¿Por qué hay que cerrar los OKR?

Cerrar los OKR te obliga a hacer una pausa y reflexionar. Te permite recopilar y compartir tus conocimientos antes de comenzar a concentrarte en algo nuevo.

Tomarse un momento para dar un paso atrás permite a toda tu organización levantar la cabeza, observar lo que ha estado sucediendo y recopilar nuevos conocimientos. Esto ayuda a tomar decisiones informadas sobre hacia dónde ir a continuación.

Hacer una pausa para reflexionar significa que puedes elegir tu próximo movimiento. Sin este breve período de reflexión, estás condenado constantemente a reaccionar en lugar de actuar.

¿Cuándo hay que cerrar los OKR?

En general, se debe cerrar un OKR cuando se deje de trabajar en él. Entonces, si dejas de trabajar en un OKR a mitad de trimestre (por ejemplo, porque se logró o porque se volvió irrelevante), es mejor cerrarlo en ese momento. El OKR y su contexto aún están frescos, por lo que será más fácil capturar lo aprendido y escribir las notas finales.

En determinadas circunstancias, puede estar bien cerrar un OKR en un momento posterior. Esto puede permitirse cuando:

  • Tienes resultados clave rezagados que necesitan más tiempo para finalizarse.
  • Los resultados clave deben recopilar más datos para asegurarse de que se han cumplido.

¿Cuál es la mejor manera de cerrar los OKR?

Se debe ser sistemático al cerrar los OKR y asegurarse de que cada individuo y todos los equipos sigan el mismo proceso. Esto asegura la recopilación de información correcta y facilita que todos reflexionen sobre los mismos temas. Siempre queremos que la revisión de OKR responda las siguientes 3 preguntas:

  1. ¿Cómo calificarías la ejecución? – No es lo mismo un OKR que no ha sido finalizado y cuenta con una pobre ejecución, que uno sin finalizar pero que cuenta con un alto nivel de ejecución. Los problemas que presenten ambos casos serán completamente distintos, al igual que sus soluciones.
  2. ¿Qué has aprendido? – Tanto si se logra el OKR como si no, siempre hay aprendizajes importantes. Es deseable que todos puedan acceder fácilmente a estos aprendizajes para así poder aprovecharlos.
  3. ¿Qué has decidido basándote en lo aprendido?  – Los aprendizajes potencian la toma de decisiones y las decisiones son pasos importantes para un equipo y una organización.

¡No olvides!

Convertir el proceso de cierre de los OKR del equipo en una “ceremonia” puede convertirlo en un hito. Avanzar lentamente a través de cada resultado clave y tomarse un momento para celebrar las victorias y profundizar en las oportunidades de crecimiento en una reunión de fin de trimestre lleva a los OKR de un ejercicio teórico de establecimiento de metas a una forma de unirse y ver realmente todo el progreso que se ha hecho en equipo.

Related Post

Escribir comentario

myOKR

Software para alinear objetivos empresariales

Contáctanos