La metodología de OKR, es una de las más utilizadas por las grandes organizaciones para establecer metas medibles que aseguran que todos los involucrados trabajan teniendo en cuenta las metas de la empresa. Establecer objetivos y cuantificarlos es la única forma en la que las empresas pueden mirar hacia el futuro y dejar de hacer estimaciones subjetivas de lo que podría pasar y comenzar a pensar en lo que se va a lograr

Existen una serie de pasos para asegurarse que los OKR establecidos son los correctos:

Orientación

Cuanto mejor se comprenda la estructura y los objetivos estratégicos de la organización, mejor relaciones se podrá establecer entre ellos y el trabajo propio. Esas relaciones proporcionarán los argumentos correctos para elaborar objetivos que apoyen perfectamente los de la organización.

Creación

Con el contexto operativo adecuado, se sabrá exactamente dónde se van a concentrar los esfuerzos. Ahora el desafío es redactar correctamente los objetivos y construir resultados clave convincentes. Estas son algunas prácticas comunes cuando se trata de escribir OKR:

  • Un objetivo debe ser:
    • Direccional – Un objetivo te dice a dónde ir. Son los resultados clave los que le dirán cómo llegar allí.
    • Breve – Que sea simple y directo; por regla general, un objetivo no debería extenderse más allá de 70 palabras.
    • Memorable – Recuerda que estos objetivos impulsarán el trabajo diario y deben estar presentes cada vez que se tome una decisión.
    • Limitado en el tiempo – Se debe diseñar un objetivo con un período de tiempo claro.
    • Alineado – El objetivo debe contribuir a otros OKR dentro de la organización; todo debe contribuir a la visión de la organización.
    • Inspirador – OKR se trata de avanzar, de llegar a algún lado. Si no se comienza con objetivos ambiciosos, no se incentivará el pensamiento creativo y se continuará haciendo las cosas que ya se están haciendo.
  • Un resultado clave deber ser:
    • Medible – Con un número podrás definir fácilmente el progreso. Si creas un resultado clave que dice «Vender libros», será imposible para ti y para otros ver cómo está progresando. Si se crea un resultado clave que dice «Vender 1.000 libros» y se han vendido 700 hasta ahora, está en el 70% de su objetivo.
    • Hacer el objetivo alcanzable – Estamos hablando de resultados clave. Eso significa aquellos resultados que son clave para acercarse al objetivo. No es necesario enumerar todas las cosas que se harán, siempre que se enumeren las más importantes.
    • Desafiante – Los resultados clave son donde los OKR denotan ambición. Al escribir los KRs, intenta hacer que las métricas sean incómodas pero realistas; como regla general, se deben pronosticar un 30-40% por encima de su punto óptimo.

Revisión

Después de configurar los OKR, recomendamos que se revisen a mitad de plazo para ver si aún son válidos. Los resultados clave a veces pueden volverse obsoletos y mantenerlos puede llegar a ser contraproducente. Si bien es importante mantener la esencia de un objetivo, los resultados clave no deben ser inamovibles.

Related Post

Escribir comentario

myOKR

Software para alinear objetivos empresariales

Contáctanos